BEATO ANGEL AGUSTIN
MAZINGHI

Beato Angel Agustin Mazinghi

Su vida

Nació en Florencia, de la ilustre familia de los Mazinghi, alrededor de 1386.

Ya granadito, a sus 25 años, allá por 1413, abrazó la vida del Carmelo en la recién iniciada "Observancia de Las Selvas", que intentaban vivir la Regla carmelita en toda su pureza.

El Necrologio de Lucio dice que "Como viera la corrupción del mundo y lleno de un gran deseo de santificarse, marchó al convento de Las Selvas y alh; con algunos compañeros que abundaban en las mismas ideas, emprendió la vida del Carmelo y su primera observancia".

Poco duró esta Observancia como tal, ya que se integró en la célebre Congregación Mantuana, que tan copiosos frutos de santidad produjo para la lglesiay la Orden.

Se órdenó sacerdote en 1415. Fue Prior de los conventos de Las Selvas y de Florencia durante varios trienios.

Fue celoso predicador, obrando ruidosas con-versiones como fruto de sus sermones. El año 1434 obtuvo el titulo de Lector.

Fue un auténtico modelo de supenores. Todos lo veneraban y querían como a Padre.

A sus súbditos nunca mandaba cosa que primero él no practicara, manifestando además su ardiente celo para que el Carmelo no decayera de su primitivo fervor exigiendo por esto la más estricta observancia. Además, su ejemplo y santidad fueron para todos el mejor estímulo.

El Necrologio del Carmen de Florencia le recuerda en estos términos: "Fray Angel Agustín, varón venerable sumamente virtuoso, insigne por su doctrina, consejero seguro, de gran fama y vida santísima, famosísimo por su predicación, el primer hijo de la observancia de Las Selvas".

Murió el 17.8.1438. Fue sepultado en la Iglesia del Carmen de Florencia. Desde 1930 su cuerpo reposa bajo la Mesa del Altar mayor de dicha Basílica.

El pueblo florentino lo veneró siempre con el nombre de "el beato Angiolino".

Su culto fue confirmado por la Santa Sede en 1761.

La Orden celebra su fiesta el 17 de agosto.

Su espiritualidad

Refiere Nicolás Calciun, carmelita y compañero del Beato, que mientras el P. Angel Agustín predicaba un día en Florencia, pudieron todos ver cómo salían de su boca rosas y otras flores, que dos ángeles recogían, tejiendo con ellas una corona, que colocaron sobre la cabeza del Beato. Este es el motivo iconógrafico con el que suele ser representado.

Fueron muchos los pecadore que sintieron los efectos de su ardiente palabra y cambiaron de vida.

El ayuno, la mortificación, las asperezas y sobre todo la oración fueron sus compañeras, pasando en el silencio de la noche muchas horas en oración.

Dotado del don de consejo, continuamente era solicitado para resolver dificultades y consolar a los atribulados.

Uno de sus amores más encedido fue hacia la Santísima Virgen, cuyas prerrogativas ensalzaba

en Sus númerosos sermones.

Dice el himno de Laudes y Vísperas de su fiesta:

"Observando nuestra Regla/con fervores siempre nuevos, / escalaste las alturas / de nuestro santo Carmelo. / El primero en el trabajo, /constante, probo, modesto, / tus palabras convencían, / pero arrastraba tu ejemplo. / Brillante por la elocuencia, / ardiente en divino celo / doquier la paz afirmabas / en los cristianos preceptos...

Su mensaje

Su oración

Dios todopoderoso y eterno, que has santificado este día de júbilo con la glorificación del beato Angel Agustín; concédenos por tu bondad mantener firmemente y consolidar con obras aquella fe profunda que él testimonió con celo infatigable. Amén.

 Image of floral bouquet

From Los Santos Carmelitas by P. Rafael María López-Melús