PORTICO

Daniel de la Virgen Maria (+1678), Cosme de Villiers (+1758) y otros muchos autores escribieron obras voluminosas sobre nuestros Santos.

El celoso apóstol de todo lo carmelitano, P. Simón Ma. Besalchuch (+1955), O. Carm., publicó en 1931 un pequeño pero lindo librito, que tituló: Los Santos Carmelitas. En 1951 editaba una voluminosa obra de 880 densas y grandes páginas y apiñada letra, que tituló: Flos Sanctorum del Carmelo.

En 1948 salían a luz tres gruesos volumenes titulados: Flores del Carmelo o Año Cristiano-carmelitano, obra de los PP. José de Sta. Teresa y Dámaso de la Presentación, O.C.D.

Estas dos ingentes obras están escritas antes del Concilio Vaticano II y sin dar demasiada importancia a la crítica histórica actual. Fueron escritas más bien en línea ejemplarizante y por ello dicen muy poco al hombre de hoy.

El P. Anselmo Ma. Coyne (+1979), publicaba en CESCA, en 1977, un precioso libro -policopiado-: Fisonomía espiritual y específica del Carmelo. En él recogía a algunos de nuestros Santos y Beatos. La parte referente a la espiritualidad de los mismos se debía -aunque allí no se hace notar- al P. Enrique Ma. Esteve. Para algunos de los Beatos y Santos de nuestro libro nos servimos de él.

En 1978 CESCA -Centro de Espiritualidad Carmelitana, que radicaba en Caudete (Albacete)- comenzó la traducción al castellano del libro italiano I Santi del Carmelo, obra escrita en colaboración, bajo la experta dirección del P. Ludovico Ma. Saggi, O. Carm. (+1988). La encomendamos en un principio a las MM. Carmelitas de clausura de Tárrega (Lérida) y después al P. Jesús Ma. Carrión, O. Carm.

CESCA no pudo editar esta obra porque dejó de existir el 1981. A pesar de ello -¡gracias a Dios!- la obra continuó adelante y fue publicada en 1982 en colaboración por las dos Ramas del Carmelo.

Se trata de un buen libro. Una obra científica con una rica bibliografía después de cada biografía. Un estudio muy selecto preliminar sobre la hagiografía carmelitana y algunas voces son verdaderamente exhaustivas.

Quizá por esto mismo alguien piense que no era necesaria esta nueva obra, tan breve y popular, que ahora publicamos. Nosotros no pensamos así. Hace años nos propusimos la tarea de hacer que lo cientitico y critico no quedase relegado en los anaqueles de las bibliotecas conventuales y reservado a unos pocos privilegiados. Nos propusimos divulgar todo lo carmelitano. Hacer que llegase a los hombres de a pie. Es lo que hacemos aquí.

Creíamos que un resumen de la misma -es muy voluminosa: 616 págs. grandes y llenas en la edición española- y enriqueciéndola con algunos detalles que echamos a faltar en ella, podía ser de mucha utilidad para los miembros del Carmelo -en todas su múltiples Ramas- y para todos los amantes de "lo carmelitano".

Nos parecía que adolecía de falta de unidad y de fidelidad a una línea o criterio homogéneo. Es lógico, ya que la mayor parte de voces están tomadas de otras fuentes ya publicadas y se debían a muchos autores. Eran datos un tanto tríos, como los ofrece la historia.

Lo que echamos a faltar en ella eran estas cuatro cosas principalmente:

Las nuestras son -quieren ser- unas "mini-vidas", que recojan los datos esenciales de cada Santo o Beato carmelita, para que en unos breves minutos podamos asimilar su vida, su espiritualidad y su mensaje.

Será bueno leer y meditar sus vidas la noche anterior a su celebración litúrgica para poder vivir con mayor provecho la misma celebración, para tenertema para la conversación fraterna y para tratar de imitar sus virtudes.

Gold bar

Algunos Santos o Beatos que traemos aquí -muy pocos- no tienen ahora celebración litúrgica, pero la tuvieron en el pasado.

Traemos la Tabla de las celebraciones según el Calendario actual de ambas Observancias y el elenco de los Santos que la Orden ha dejado de celebrar desde el Vaticano II.

Al final dedicaremos un recuerdo a la Fiesta de Todos los Santos y recordaremos los nombres de algunos Venerables y Siervos de Dios que quizá un día no lejano reciban el honor de los altares.

A excepción de Nuestra Santísima Madre -como Patrona y Titular- y de N. P. S. Elías -como Padre espiritual e Inspirador de la Orden-, que los traemos en primer lugar, a los demás lo hacemos por orden alfabético, no cronológico ni litúrgico.

Sólo traemos Santos y Beatos de ambas Ramas o de Familias agregadas al Carmelo desde la existencia histórica de la Orden. En nuestros libros litúrgicos anteriores al Vaticano I celebrábamos bastantes Santos y Beatos que hoy no pueden admitirse como miembros de la Orden. Pertenecían a la época anterior a la Regla carmelita (1206-1214), que marca el nacimiento histórico del Carmelo.

A excepción de cuatro Santos que juzgamos de excepcional importancia para la espiritualidad de toda la Iglesia, a los demás dedicamos dos páginas nada más, con el mismo esquema para todos.

El esquema que nos hemos trazado es encillo: de cada Santo o Beato traemos cinco puntos que juzgamos importantes para alcanzar nuestro cometido:

Estas 47 biografias las hacemos preceder y seguir de algunos otros apartados que juzgamos necesarios para su mejor inteligencia y provecho...

Gracias a nuestro hermano en el Carmelo P. Juan Gil por sus correcciones.

Ojalá este librito nos ayude en nuestro caminar hacia la meta, que no es otra que la SANTIDAD. A ello nos están animando nuestros hermanos y hermanas Mayores: "Sed nuestros imitadores -nos dicen- como nosotros lo fuimos de Cristo" (1 Cor 4,16; 11,1)

Onda (Castellón) a 8.1.1989, fiesta de San Pedro Tomás, carmelita.

Image of a floral bouquet

Return to Los Santos Table of ContentsProceed to next page